CÓMO HACER UNA DIETA BAJA EN CARBOHIDRATOS

  • Aquí tienes toda la información que necesitas para crear tus propios platos. Aunque si estás empezando, te recomiendo que sigas mis recetas a rajatabla.

Esta dieta no admite azúcar, ni edulcorantes, ni féculas.

Sí admite proteínas, aunque tampoco tienes que comer demasiada cantidad.

Y también admite grasas naturales. Al principio muchas grasas naturales porque son los alimentos que te saciarán durante muchas horas y te ayudarán a perder peso, y a tener menos enfermedades. Ya sabes: cambia tu chip.

  1. Dónde están las proteínas que puedes comer:

. En todas las carnes sin procesar: pollo, ternera, cerdo, vísceras de animales y todo los animales del mar que quieras…

(Y los mejores son los peces más grasos, y mejor no muy grandes para que no hayan acumulado demasiado mercurio. Por ejemplo, puedes comer salmón, atún, sardinas, caballa y muchos más…)

En los huevos. Son muy nutritivos y muy baratos.

Seguro que siempre has oído “cuidado con los huevos, que suben el colesterol”. Pero si lo piensas, los que tienen problemas de colesterol y triglicéridos son los que padecen de resistencia a la insulina, prediabetes y diabetes. Y esta dieta es el mejor tratamiento para estos problemas de salud.

Por favor, date una oportunidad.

. En los lácteos

Puedes comer todos quesos, usar nata para hacer tus salsas, yogures enteros, y yogur griego. Pero no sirven los yogures light o bajos en grasas porque tienen pocas grasas, pero glucosa de más. Y si no lo crees mira su dieta nutricional.

También puedes tomar leche de soja baja en carbohidratos y leche de almendras.

Pero no sirve la leche natural, ni tampoco la leche desnatada por lo que ya sabes. Un vaso de leche tiene 12 gramos del azúcar de la leche. Y eso no nos sirve.

  1. Dónde están las grasas naturales que puedes comer:

Usa mantequilla, aceite de oliva, aceite de coco y aceite de aguacate.
El mejor para tomarlo en crudo es el aceite de oliva.

Y para freír, lo mejor es la mantequilla, porque es la más estable a altas temperaturas y no se convierte en productos químicos raros y poco sanos para nosotras.

Puedes hacer tus salsas con mantequilla, huevos, nata, frutos secos y especias. Y puedes usar salsas para acompañar tus carnes y pecados y saciarte bien.

Puede ser salsa holandesa, Bearnesa, mahonesa, ajo-aceite, salsa de queso, salsa de setas, de foie y todas las que quieras siempre que no tengan harinas ni azúcar.

Evita las salsas compradas en supermercado porque salvo algunas mahonesas, siempre contienen harinas y azúcares.

Siempre mira la ficha nutricional antes de comprar. Pero ya te digo que, salvo algunas mahonesas, todas las demás salsas de supermercado tienen azúcares y harina dentro.

Y un consejo: las dos primeras semanas se muy generosa con el aceite de oliva o mantequilla de tus platos. Sé que tu instinto te llevará a no racionar estos alimentos porque es lo que siempre has hecho, pero ahora toca cambiar.

  1. Donde están los carbohidratos que tienes que racionar:

. En las verduras: puedes comer todas las que crecen por encima de la tierra: hojas verdes, brócoli, repollo, tomate, pepino, calabacín, setas, lechuga, endivias, berenjena, pimiento… porque estas tienen mucho agua y fibra y pocos carbohidratos.

Aún así, en la primera fase también las tenemos que racionar.

Las que crecen por debajo de la tierra las comeremos más adelante.

. En frutos secos y semillas:

Puedes tomar todos los frutos secos, un puñado en cada comida. Aunque intenta evitar en las primeras semanas, anacardos y pistachos.

También puedes comer todas semillas. Y las mejores son las pipas de calabaza, linaza y chía.

. En las frutas

Las mejores son los aguacates y las aceitunas porque son frutas grasas y muy sanas. Y te sacian.

Después vienen las frambuesas, los arándanos y las fresas, porque no son muy dulces.

Y por último también puedes comer manzanas, peras, melocotones y ciruelas. Aunque no en la primera fase.

Más adelante las puedes acompañar con yogur, para que la entrada del azúcar de las frutas en tu sangre sea más lenta, y no impacte tanto en tu respuesta hormonal.

  1. Bebidas que puedes tomar:

. Agua simple o con burbujas. O con un chorrito de limón o peladuras de frutas o hierbas aromáticas, o especias para dar sabor.

. Infusiones sin azúcar ni edulcorantes artificiales porque estos últimos también suben la insulina de la sangre.

. Y café o té, pero sin pasarte. No más de dos al día, porque si te quitan el sueño, puedes estimular tus hormonas del estrés que se oponen a la pérdida de peso.

¿Tienes sobrepeso, resistencia a la insulina, o diabetes tipo II?

Esta dieta te puede ayudar a mejorar tu vida y a dejar de tomar medicinas. Pero siempre con ayuda para retocar tus medicinas.

5. Alimentos qué, decididamente no puedes comer:

. Azúcar. Todos los alimentos dulces están excluidos: dulces, helados, salsas de supermercado que contienen azúcar.

. Almidones: alimentos hechos de harina, cereales tanto blancos como integrales, pan, patatas o pasta.

.Margarina: aceite muy procesado e insano.

. Cerveza: el pan líquido. Tiene muchos almidones y es muy engordante.

. Vinos dulces.

. Cócteles dulces, con azúcar, o refrescos. O los dos.

. Zumos. ¿Cuántas naranjas necesitas para hacer un zumo?.. ¿3?. Pues si te tomas una naranja entera con su fibra… comerás menos calorías, y te saciarás más.

. Algunas frutas muy dulces o tropicales, como plátanos, dátiles, uvas, mangas…

6. ¿Tienes algo que celebrar?

No te preocupes…

. Brinda con un par de copas de vino de cualquier color, pero seco. Ni dulce ni afrutado.

. Puedes tomar una bebida blanca sin refresco, de vez en cuando: vodka, ginebra, ron… lo que quieras.

. O comer dos cuadrados de chocolate negro con más del 70% de cacao…

. O hacerte un postre usando huevos, levadura química, aceite, harina de almendra o coco, crema de queso, mantequilla, frutos secos, y un edulcorante artificial o unos dátiles triturados… pero solo de vez en cuando.

 

Y para acabar este bloque de alimentos, te dejo un esquema de tu nueva pirámide nutricional:

 

 

Ahora ya estás preparada para seguir.

© Doctora Maite. Todos los derechos reservados.