¿Qué Es Una Dieta Baja En Carbohidratos? ¿Y el Ayuno Intermitente?

Vamos por orden:

¿Qué es una dieta baja en carbohidratos?

Una alimentación que contiene pocos carbohidratos, glucosa o azúcar (todo es lo mismo), moderada cantidad de proteínas, y mayor proporción de grasas sanas. Insisto: una dieta baja en carbohidratos contiene carbohidratos, pero pocos.

Pregunta: «¿Y si algún día necesito más carbohidratos de los que estoy comiendo?». No pasa nada. Los carbohidratos no son esenciales para nosotros: «¿Eso qué quiere decir?» Pues que nuestro cuerpo puede fabricar carbohidratos a partir de otros nutrientes.

Hablando claro: si tomas 30 gramos de carbohidratos al día, y un día necesitas quemar 35, tu cuerpo fabricará 5 gramos más a partir de las proteínas que estás comiendo, sin que tú seas siquiera consciente.

En cambio, algunas grasas son esenciales, porque cumplen una función importante en tu cuerpo y no las puedes crear a partir de otros nutrientes. ¿Y sabes lo que te digo? Pues que con mucha probabilidad tú no estás comiendo estas grasas esenciales en tu dieta actual. Porque estás evitando los alimentos grasos por sus muchas calorías.

La conclusión es que haces una dieta que te da un peso que no quieres, y tampoco buena calidad de vida porque, entre otras cosas, no estás tomando los nutrientes esenciales que necesitas, y sí demasiados carbohidratos que no necesitas.

También debes saber que no solo hay una dieta baja en carbohidratos.

Según la cantidad de carbohidratos que te permiten comer, las podemos dividir en 3 modelos de dietas bajas en carbohidratos, y cada modelo tiene una utilidad terapéutica distinta.

  1. Dietas cetogénicas o muy bajas en carbohidratos.

Estas no admiten más de 20 gramos de carbohidratos netos al día.

Los carbohidratos netos son los totales del alimento, restando los gramos que corresponden a la fibra.

La fibra también son carbohidratos, pero que casi no se absorben, y que además, son muy sanos a nivel intestinal, (probióticos)

En resumen: los carbohidratos de la fibra no cuentan porque, en vez de perjudicarte, te benefician.

Por ejemplo, 100 gramos de aguacate contienen 9 gramos de carbohidratos totales, pero 7 de ellos son de fibra.

Es decir, que si comes 100 gramos de aguacate (medio aguacate de los grandes), solo estás comiendo 2 gramos netos de carbohidratos.

La conclusión es que, conociendo los alimentos, puedes comer muy bien y alimentos muy sabrosos.

¿Para qué sirve esta dieta muy baja en carbohidratos?

Pues para cambiar tu metabolismo de una forma que te va a beneficiar mucho.

El metabolismo es la forma en que nuestro cuerpo usa su energía. Y con una dieta muy baja en carbohidratos, obligamos a nuestro cuerpo a que use otro combustible: en vez de quemar glucosa, a partir de ahora quemará grasas. Las de tus alimentos, y las tuyas propias.

Y eso es bueno por todo esto:

. Primero: eliminarás antojos de comida y el hambre de una forma que no te puedes ni imaginar. Y por eso vas a dejar de picar cada dos por tres y vas a vivir mejor.

. Segundo: regularás tus hormonas y mejorarás resistencia a la insulina, diabetes tipo II, hígado graso, síndrome de ovarios poliquísticos y epilepsia.

. Tercero: quemarás vientre. Y adelgazarás.

. Y cuarto: vas a mejorar tus niveles de energía física y mental. Y vas a vivir mejor.

Este nuevo metabolismo se llama cetosis nutricional, que no debes confundir con cetoacidosis.

Porque la cetosis nutricional es algo fisiológico, o normal, que nos ocurre a todos cuando estamos muchas horas sin comer.

Por ejemplo, quien tiene gastritis y está un día sin comer… entra en cetosis nutricional y puede continuar su vida como si nada.

Otro ejemplo: quien se opera de intestino está 3 días sin comer mientras cicatriza sus heridas. No tiene problemas de salud, aunque puede estar un poco dolorido, gracias a que entra en cetosis nutricional.

En cambio, la cetoacidosis es un problema de salud que requiere ayuda urgente.

Y solo les puede pasar a los diabéticos tipo I, si se descompensan. A alcohólicos muy pasados. Y a diabéticos tipo II que toman algunas de estas medicinas: Invokana, Invokamet, Farxiga, Xigduo XR, Jardiance y Glyxambi.

Quien está en cetoacidosis se siente muy mal: vómitos, somnolencia, y puede acabar incluso en coma… Pero tranquila, porque si no perteneces a ninguno de estos 3 grupos, nunca vas a padecer de cetoacidosis.

Ahora bien, debes saber que si eres mujer, pasas de los 40 y no haces mucho ejercicio físico, solo vas entrar en este metabolismo de cetosis nutricional, tan conveniente para perder vientre y mejorar resistencia a la insulina e hígado graso, si comes muy, muy pocos carbohidratos.

Y ahora te digo lo malo: puede resultar un poco aburrido estar toda la vida haciendo esta dieta. Lo que yo te recomiendo es que la sigas durante las semanas que necesites para perder mucho volumen, y luego te pases a una dieta moderadamente baja en carbohidratos.

  1. Dietas moderadamente bajas en carbohidratos..

Te dejan comer solo hasta 50 gramos de carbohidratos netos al día.

Esta dieta te deja comer con más variedad, y por tanto, resulta menos aburrida.

Es muy sana, pero, si empiezas tu dieta baja en carbohidratos en este escalón, no vas a cambiar tu metabolismo, ni a perder peso, ni a ganar energía vital salvo que seas muy joven, y capaz de hacer muchas horas a la semana de ejercicio físico eficaz.

En resumen: son ideales para quienes ya han perdido bastante volumen y quieren comer con menos restricciones.

  1. Dietas sin azúcar ni féculas.

Te permiten comer hasta 100 gramos de carbohidratos netos al día.

Eso quiere decir que no puedes comer ni dulces ni muchísimas féculas: ni harinas ni arroz blanco.

Pero si legumbres, patatas y todas las frutas no tropicales.

¿Para qué sirve esta dieta?

Pues para «entrar en materia» y empezar a probar estas dietas.

Y también mejoran la hemoglobina glicosilada, si padeces de diabetes tipo II, y colesterol bueno, (HDL), si tienes problemas de lípidos.

Your Content Goes Here

Quiero conocer tus servicios

¿Y qué es el ayuno intermitente?

Consiste en aumentar tus horas de ayuno. Ya lo haces todos los días, desde la cena hasta el desayuno. Simplemente tienes que alargar estas horas.

¿Cuánto? Pues depende. No hay un solo protocolo de ayuno intermitente, sino infinitos.

Algunos protocolos incluyen días enteros sin comer. Si eliges uno de estos debes saber que no deberías si eres menor de 18, padeces de anorexia nerviosa, estás embarazada o dando pecho.

Y también deberías buscar ayuda sin padeces de diabetes o tomas medicinas durante las comidas, porque pueden ser incompatibles con el ayuno.

Y si además piensas ayunar más de 3 días, también deberías recibir ayuno porque tienes que tomar suplementos de vitaminas y minerales para evitar problemas.

Muchos de los protocolos de ayuno intermitente muy efectivos consisten en dividir el día en 2 franjas horarias: una en la que vas a colocar todas tus comidas. Y otra franja en la que no vas a comer nada, y dentro de esta última franja están tus horas de sueño.

Al alargar esta fase de ayuno que va desde la cena hasta el desayuno siguiente, vas a bajar tus niveles de insulina en sangre, recuperar tu equilibrio hormonal, y tener un vientre más plano porque vas a quemar más grasas y tener más energía.

Sí, ya sé que parece una contradicción que comas menos para tener más energía. Pero es así. Y si tienes vientre sabes bien que no siempre tienes mucha energía vital.

Todos los protocolos de ayuno intermitente tienen que cumplir estas condiciones:

1. Que se toleren bien. Sin pasar hambre.

2. Y que te permitan seguir haciendo tu vida corriente: trabajando, haciendo ejercicio físico, compartiendo comidas con tus familiares, o lo que hagas habitualmente

El protocolo más simple consiste en comer 12 horas y ayunar las otras 12: puedes comer de 8 a 20 horas, y ayunar de 20 hasta las 8 de la mañana del día siguiente. Y eso te va a ayudar a quemar más grasas y a re-equilibrar tu hormonas.

Pero debes saber que el más recomendado es el de 10 horas de comidas y 16 sin comer.

Es decir, que debes colocar todas tus comidas en 10 horas: por ejemplo de 10 de la mañana a 8 de la tarde. Y ayunar desde las 8 de la noche hasta las 10 del día siguiente.

Preguntas:

1. ¿No es malo estar tantas horas sin comer? No. El sobrepeso es lo que provoca las enfermedades.

Piensa lo que siempre se ha dicho de los mamíferos domésticos: que no les des de comer a todas horas porque enferman… pues tú también eres un mamífero.

2. ¿Anemia? No. Esas ideas de los 40, 50 y 60, no están justificadas.

3. ¿No pasas hambre al estar tantas horas sin comer? Yo te recomiendo que empieces con una dieta baja en carbohidratos, que te quita el hambre. Y la realidad nos dice que con los meses, la persona puede hacer casi cualquier dieta y un protocolo razonable de ayuno intermitente sin pasar hambre.

Y para acabar te quiero dar unos consejos:

8 trucos para empezar una dieta baja en carbohidratos

. Primero: no comas dulces ni almidones, me refiero a productos hechos con harina (como pan y pasta) ni arroz blanco ni dulces de ningún tipo.

. Segundo: no comas productos bajos en grasas, porque es estos se han sustituido las grasas por glucosa, como leche baja en grasas, yogures, quesos y demás…

. Tercero: no cuentes calorías, pero intenta comer alimentos de calidad, como aceite de oliva, aguacates, frutos secos, pescado graso…

. Cuarto: come solo alimentos reales o naturales, como carne, pescado, verduras…

. Quinto: diseña tus menús con suficiente adelanto para no acabar comiendo cualquier cosa.

. Sexto: cuidado con las bebidas, la cerveza, refrescos, vinos dulces y cócteles dulces te aportan muchos azúcares y almidones.

. Séptimo: elimina los edulcorantes artificiales porque no te dejan re-equilibrar tus hormonas.

. Octavo: acaba con el estrés y respeta tus horas de sueño.

Y ahora es cuando te digo que no existe una solución única válida para todas.

Y si quieres conseguir buenos resultados, deberías plantearte recibir ayuda.

Quiero conocer tus servicios