Hola, Soy la Doctora Maite. Y estoy aquí para ayudarte con tu silueta. Y algo más importante: con tu autoestima y calidad de vida.

Soy médica desde hace 30 años. Y sé bien los problemas a los que te enfrentas como mujer, desde el punto de vista médico, pero también de imagen y de calidad de vida.

Seamos realistas, en la sanidad, nuestros problemas no son prioritarios. Y hemos llegado al punto de pensar que son normales, pero… ¿y si te digo que no son normales, y que, además, tiene mejoría?

Desde hace unos años, me dedico a ayudar a mujeres como tú, a mejorar su imagen, nivel de autoestima, y de calidad de vida, a base de enseñarles a comer de otra forma, con dietas bajas en carbohidratos y ayuno intermitente. Pero eso sí: bajo mi supervisión médica y adaptando su alimentación a su vida.

Porque esto no se trata de una dieta más. Se trata de que aprendas a comer, de otra forma, para que te veas, y vivas mejor. Y que adoptes estos cambios a tu nuevo estilo de vida, en el que tu vida social salga reforzada con tu imagen, y autoestima, mejorada.

Puedo decirte que la mayoría de mujeres que llegan a mí, ni siquiera saben que tienen un problema metabólico. Y yo he vivido estos problemas que provocan la resistencia a la insulina y un metabolismo frenado que da malestar, desde dentro y desde fuera: como paciente y como médica, lo que me da una visión amplísima que aplico en mis programas.

Porque tuve diabetes gestacional en mis 2 embarazos y una figura redondeada con la que no me sentía a gusto ni representada. Mi vida social, y mi vida en general, se veía limitada por esta baja autoestima, ¿te suena?

Por desgracia, en la facultad de medicina nunca me enseñaron a comer para mejorar mi bienestar, ni mi figura, cuando nuestro metabolismo no está de nuestro lado.

Hola, Soy la Doctora Maite.

Experta en problemas de sobrepeso, Resistencia a la Insulina, Dietas bajas en carbohidratos y Ayuno intermitente.

Ayudo a señoras de cualquier edad a curarse de su resistencia a la insulina para que puedan mejorar su silueta, autoestima y calidad de vida

Mi historia.

Soy médica especialista en Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor, con muchos años de experiencia tratando con pacientes.

He vivido el problema del sobrepeso desde los dos lados: como mujer que quería verse con menos volumen, hambre y cansancio. Y como médica con muchos enfermos con problemas de sobrepeso.

Porque, por desgracia, ni las facultades de medicina, ni las de nutrición, han demostrado poder con esta pandemia de sobrepeso que nos invade.

Comer 5 veces al día para aguantar mejor…

Eliminar alimentos grasos por sus muchas calorías, a pesar de ser muy sanos…

Ejercicio de cualquier tipo siempre es bueno… Son conceptos que hoy sé que no son correctos.

Te pueden llevar a tener cada año más hambre, más cansancio, más centímetros en la cintura y más frustración.

Desde el 2010 hasta el 2015 formé parte de un equipo dedicado a ayudar (o a forzar) a sus clientes a adelgazar con métodos muy agresivos, en una clínica privada: medicinas, balones intragástricos, operaciones para adelgazar… Parecían la solución definitiva.

Por desgracia, 300 intervenciones después, me di cuenta de que tienen un gran fallo: sus efectos no duran mucho porque el operado nunca deja de tener mucho hambre y malestar.

Entonces vuelve a comer después de retirarse el balón intragástrico y vuelven los kilos.

Y en cuanto a las operaciones, aunque reducen la capacidad del estómago, en unos meses se vuelve a dilatar a fuerza de comer cada día un poco más porque, recuerda, el hambre no desaparece.

Los kilos vuelven, pero los efectos secundarios se quedan para siempre 🙁

Hasta que un día descubrí los trabajos de Atkins en los años 90, y de Sarah Hallberg y Jason Fung en los 2.000. Estos personajes han tenido mucho éxito tratando los problemas que se asocian a la resistencia a la insulina (sobrepeso, diabetes tipo II, síndrome de ovarios poliquísticos…)

Gracias a ellos descubrí que el hambre no es un problema sicológico, sino hormonal, que se puede superar fácilmente con una alimentación adecuada.

Me di cuenta entonces que decirle a alguien que está sufriendo: “come menos y haz más ejercicio” no es serio, ni siquiera aceptable ¿no te parece?

En aquella época, seguía el manual clásico de la nutrición a rajatabla y… ¡sorpresa! No me funcionó…

⛔️ Comía 5 veces al día

⛔️ Sólo productos bajos en grasas

⛔️Mucha fruta y poco aguacate y aceite de oliva… que las grasas son malas y engordan.

 

El resultado es que:

❌ Vivía con hambre

❌ Me sentía siempre fatigada

❌ Estaba siempre de mal humor: vivía y trabajaba de mal humor.

❌ Y encima, cada año alguna talla más

 

En resumen, desperdicié muchos años de mi vida viviendo mal, por no saber hacerlo mejor.

Y también he vivido los problemas que provoca la Resistencia a la Insulina desde fuera, con mis pacientes.

Tan involucrada he estado siempre con los problemas del sobrepeso, que desde el 2009 hasta el 2015 entré en un equipo dedicado a hacer perder peso… como fuera, en una clínica privada. 

He usado, con mis pacientes, dietas, medicinas, balones intragástricos, liposucción, reducción de estómago y bypass intestinal. Sé todo lo que hay que saber de todos esos métodos y los resultados no fueron tan buenos como todos esperábamos.

Conclusión: frustración, mala vida, y deudas por una gran inversión económica, para nada.

A mí, esas situaciones me acabaron causando impotencia por no poder ayudar más.

Eso me llevó a la búsqueda de alternativas para poder ayudarme a mí, y a otras mujeres como tú. Es entonces cuando descubrí un método que tiene una visión más hormonal y metabólica de este problema del sobrepeso.

Y descubrí que la solución no está en las calorías, ni en las cantidades de comida. La solución está en las hormonas que activamos con nuestras comidas, porque las hormonas mandan.

 

Yo fui mi primera paciente (puedes ver mi transformación en ambas fotos), después decidí que quería ayudar a otras mujeres como tú y como yo a recuperar su autoestima. Y desde entonces, me encanta mi trabajo porque veo transformaciones reales, de mujeres reales, que han aprendido a comer de una forma mejor para su metabolismo, y han ganado, además:

✅ Seguridad en sí mismas

✅ Energía

✅ Buen humor

✅ Capacidad de concentración

✅ Mejorado sus dolencias

Y ese ha sido mi mejor premio.

A estas alturas, después de haber ayudado a más de 100 mujeres, sigo adelante con la esperanza y la ilusión de ayudar a muchas más insatisfechas, que merecen ser más felices y vivir mejor.

Entre tú y yo: el nº de kilos perdidos no importa. Lo que importa es que recuperes una figura más esbelta, para mejorar tu autoestima, tener mayores niveles de energía, bien humor y buena salud. ^ara que puedas disfrutar más de tu vida.

¿No te lo crees? Dale al botón que encontrarás aquí debajo y pide una primera cita conmigo.

Porque las hormonas son mensajeros químicos que mandan en nosotros: forman nuestro cuerpo de mujer u hombre según el caso, nos empujan a crecer cuando niños, permiten que crezca otra vida dentro de nosotras en el embarazo, y nos ponen a dormir o a estar despiertas según el momento del día…

Y si un desequilibrio hormonal te impide quemar energía, simplemente te invade el cansancio, el hambre, los antojos y la tristeza. Y la energía que no puedes quemar, se amontona en tu vientre dándote más problemas de figura, autoestima y salud.

Pero la resistencia a la insulina no es una sentencia, se puede superar cambiando alimentación y algún detalle más.

.

QUIERO SABER MÁS